Cortes de digestión: ¿cómo me repongo? ?>

Cortes de digestión: ¿cómo me repongo?

 

El corte de digestión, también conocido como golpe de agua o síncope debido a hidrocución, es un fenómeno que provoca el bloqueo súbito de la digestión. Acostumbra a ocurrir cuando el cuerpo percibe cambios de temperatura muy acusados (agua fría, por ejemplo, de golpe).

El corte de digestión puede ser doloroso, causar nauseas y requerir de atención médica. Por eso, la recuperación es especialmente delicada e importante. Vamos a seguir qué hacer en caso de corte de digestión.

Reponerse del corte de digestión

Lo primero que tenemos que hacer es buscar mantener nuestro calor corporal. Para ello nos taparemos bien o envolveremos con una manta. Por otro lado, es importante que no haya mucha gente a nuestro alrededor.

Además, es importante que adoptemos una postura tumbada lateral, y que bebamos abundante agua (debemos beberla poco a poco, ojo). Esos serían principios básico a seguir si ocurre un corte de digestión importante.

Corte de digestión ligero

En este caso, quien sufre un corte de digestión ligero puede recuperarse en apenas un par de horas. Hay que seguir los pasos anteriores y vigilar, en todo momento, que no sea necesaria la urgente atención médica. Recordad que un corte de digestión puede provocar paradas respiratorias según la gravedad, por lo que determinar rápido el nivel de importancia del corte es clave.

Todos los cuidados no serán suficientes si el paciente no mejora. En estos casos, será necesario consultar aun médico con carácter de urgencia, para que pueda asesorarnos y decirnos qué hacer.

Lo más importante, en todo caso, consiste en saber prevenir este tipo de problemas. Si estamos en plena digestión, evitemos en la medida de lo posible cambios bruscos de temperatura para nuestro cuerpo. Si vigilamos eso, mucho habremos adelantado, pues normalmente el corte de digestión se da por un error en la conducta de quien lo padece.


Comments are closed.